Home / Motivación / Las 6 Mentiras Acerca del Éxito

Las 6 Mentiras Acerca del Éxito

Las personas más exitosas del mundo no son disciplinados, no son equilibrados y tienen una fuerza de voluntad limitada.



1.- Todo tiene la misma importancia

Cuando todo parece urgente e importante, todo parece igual. Las listas de tareas nos tiranizan con lo trivial y poco importante que estamos obligados a terminar, porque está en nuestra lista.

Nuestro correo electrónico está repleto de correos enmascarados como prioridades. El realizar estas tareas según su orden de llegada es lo menos productivo que puedes hacer.

La gente exitosa opera de otra forma. Se detienen el tiempo suficiente para poder decidir qué importa para luego ocuparse con esa tarea que realmente importa. Los exitosos HACEN antes lo que los demás PLANEAN y retrasan. Los exitosos trabajan siempre con un alto sentido de la prioridad.

Se enfocan en ser productivos, no en estar ocupados. Una lista de tareas es solamente una lista de cosas que tú crees que necesitas hacer. Lo que tú necesitas gestionar es una lista de éxito, una lista creada específicamente para generar resultados extraordinarios.

Las listas de tareas son largas. Las listas de éxito son cortas. Una estira desde todas direcciones, la otra apunta a una dirección específica. Si tu lista de tareas lo contiene todo, probablemente te va a llevar a todas partes, pero no adonde realmente quieres ir.

¿Cómo convertir una lista de tareas en una lista de éxito?

Aplicando el principio de Pareto AL EXTREMO (el principio del 80/20), hasta que sólo tengas una única tarea, y entonces enfocarte al máximo en terminarla. Hacer tu tarea más importante es siempre lo más importante.

(CONVERTIR PODRÍA HACER Y DEBERÍA HACER EN UNA UNICA LISTA DE DEBERÍA HACER)

Aprende a decir NO hasta que tu tarea más importante esté terminada.

Eso es pensar a lo grande, pero empezando por lo más pequeño.

 

2.- Multitarea

 La multitarea es una mentira, aunque generalmente aceptada, porque en realidad, cuando intentas hacer 2 cosas a la vez, o no puedes, o no las harás demasiado bien. La multitarea es la oportunidad de estropear más de una cosa a la vez.

Claro que podemos hacer dos cosas a la vez (caminar y hablar, masticar chicle y leer un mapa), pero no podemos ENFOCARNOS en dos cosas a la vez. Y si tienes dos tareas activas, y vas cambiando de una a la otra, el costo en términos de tiempo puede ser de un 25% hasta un 100%, dependiendo de la complicación de las tareas (hablar por teléfono mientras conducimos en coche, reduce un 40% nuestro enfoque en la carretera; es el mismo resultado que si estuviéramos ebrios).

 

3.- Una vida disciplinada

 Existe la idea comúnmente aceptada de que una persona exitosa es una persona disciplinada que lleva una vida disciplinada. Es mentira.

Porque ser exitoso se basa en hacer UNA SOLA COSA bien, no en hacer TODO bien. Cuando te enfocas en el hábito adecuado, puedes permitirte ser menos disciplinado en otras áreas.

El mejor uso de la disciplina que podemos hacer, es el de utilizarla para crear hábitos. Se tarda una media de 66 días en adquirir un nuevo hábito. Construye sólo un hábito cada vez, durante esos 66 días. Sé una persona de hábitos poderosos, creados mediante la disciplina.

Escoge el hábito adecuado, y los resultados extraordinarios te vendrán a buscar.

 

4.- Siempre puedes contar con tu fuerza de voluntad

 La fuerza de voluntad es limitada. Por lo tanto, debes hacer lo que importa cuando tu fuerza de voluntad está al máximo, o sea, temprano, antes de que se agote.

 

5.- Una vida equilibrada

 El equilibrio entre nuestra vida laboral y nuestra vida personal, es una mentira. No existe el equilibrio perfecto. Lo que existe es el deseo de tener ese equilibrio.

Pero ese deseo y el buscar siempre el punto medio es lo que nos impide comprometernos de manera extraordinaria con nada. La magia nunca sucede en el punto medio, sino en los extremos. ¿Entonces qué hacemos? Compensar.

Pero piensa siempre que tienes dos vidas separadas. La personal y la profesional. Cada una tiene sus juegos de equilibrio, diferentes.

Para conseguir resultados extraordinarios debes escoger lo que importa más en ese momento y dedicarle todo el tiempo que necesite. Esto nos desequilibrará enormemente con respecto a otros asuntos.

En tu vida profesional, es la forma correcta de actuar. Pero en tu vida personal, debes evitar los largos periodos de desequilibrio. Tus áreas personales (familia, salud, amigos e integridad) requieren de un mínimo de atención, para que sientas que

“tienes vida”.

 

6.- Lo grande es malo

 Si le tienes miedo a un éxito GRANDE, o lo estás evitando o estás saboteando tus esfuerzos por conseguirlo.

Pensar en grande es esencial para obtener resultados extraordinarios. El éxito requiere de acción, y la acción necesita de reflexión. Pero las únicas acciones que se convierten en trampolines de un gran éxito son aquellas que han sido pensadas desde una óptica de pensar a lo grande.

Si piensas en grande, actuarás en grande, y tendrás éxito a lo grande.

Al pensar en grande:

  1. Debes evitar pensamientos incrementales en los que se pregunta “¿Qué hago ahora?”
  2. Debes preguntas más grandes. Duplica tus metas. Si tu meta es 10, pregúntate “¿Cómo consigo 20?”. Pon tus metas mucho más lejos de lo que quieres, para que así te obligues a diseñar un plan que prácticamente te garantice tu meta original.
  3. Debes pensar en resultados que a nadie más se le hayan ocurrido.
  4.  Actúa con valentía. Las grandes ideas no son nada si no las pones en marcha.
  5. No temas al fracaso. Adopta mentalidad de crecimiento, y no temas a dónde pueda llevarte.

 

Los resultados extraordinarios no provienen únicamente de resultados extraordinarios.

También provienen de los fallos. Cuando fallamos, aprendemos de nuestros errores, y crecemos. La búsqueda de tu verdadero potencial es parte de un proceso de aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *